Categorías
arquitectura arquitectura bioclimática exteriores habitaciones hoteles interiores materiales

Amangiri Resort – un hotel en el desierto

Este Resort de lujo se llama Amangiri (la montaña pacífica), y está situado en el desierto de Utah.   Construido alrededor de una piscina en pleno desierto, el complejo está totalmente integrado en la naturaleza, tanto por su forma (edificio de una sola planta, color arena, …) como por la elección de los materiales de acabado de las fachadas que tienen el color del desierto con el que se camuflan perfectamente.

This luxury Resort is called Amangiri (the peaceful mountain).  Located in Canyon Point, Southern Utah, is built around a central swimmingpool with stunning views.

Impresionante chimenea de obra.

el uso de telas fabricadas con productos naturales como el algodón o el lino, la madera con un mínimo o ningún tratamiento; todo ello ayuda a mantener esa vinculación con el entorno, con la naturaleza, con el desierto en este caso; arquitectura sostenible y Feng Shui y algo de Wabi-sabi me atrevería a decir.

En los interiores se mantiene la misma filosofía que en ele exterior: mismos tonos, materiales, integración visual con el exterior; suelos de microcemento del mismo color del desierto, ídem con los estucados de las paredes. El mobiliario también es muy natural: maderas, mimbre, … impresionante.

Impresionante emplazamiento, arquitectura bio, diseño eco y exquisito, mobiliario ad oc, una obviedad supongo, decir que económico económico, no es, lo que también es es un pasote, un pasote de vistas, de rutas que se pueden hacer, una experiencia inolvidable.

También tienen cabañas y tiendas de campaña cercanas donde pasar la noche en pleno desierto, ahora bien, a sufrir aquí no se viene, ni en las tiendas ni en las casitas se escatima detalle, como se dice en guiri “no compromise on comfort”. Para viaje de novios lo veo perfecto, relajación, naturaleza, hasta el último detalle cuidado…, yo no me lo pensaba, si hay que casarse para ir a este lugar de ensueño, pues te casas, lo que haga falta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *