Categorías
arquitectura bioclimática interiores revestimientos viviendas

chimeneas de obra

Las chimeneas de obra envejecen muy bien, para mi gusto; se integran en la estancia perfectamente.

Lógicamente son chimeneas a medida, lo que las hacen más caras que las compradas e instaladas, pero marcan la diferencia; son más caras pero no es descabellado y son para toda la vida, si se hacen bien, claro.

Al hacerse in situ, a medida, se personalizan, se pueden hacer con ladrillo refractario, con morteros ignífugos, en fin, distintas opciones que las hacen muy interesantes.

y donde hay una chimenea, que se quite la tele…; eso sí, si en la estancia hay que poner una tele no la pongáis encima de la chimenea, mala idea; hay que ponerla en otra pared, nunca en la misma que la chimenea, a no ser que utilicemos una o la otra y nunca coincidan ya que la luz de la chimenea molestará mucho para ver la tele.

Junto con la chimenea es muy recomendable hacer también un leñero para acumular piezas y no tener que ir haciendo viajes; además si se hace bien es hasta interesante desde el punto de vista estético y nos ayudará con el Feng Shui de la estancia.

Importante no olvidarse del cenicero, parte no imprescindible pero muy recomendable; te ahorrarás tener que limpiarlas después de cada uso, pudiendo alargar esa limpieza unos cuantos usos, dependiendo lógicamente del tiempo de uso y del tamaño del cenicero.

A nuestro entender, la chimenea es una pieza que no debería faltar en ninguna vivienda; ninguna vivienda que esté en planta baja y tenga acceso fácil a la leña y su almacenaje, porque si no es un verdadero coñazo y entonces no la recomendamos en absoluto; hemos instalado varias en áticos o pisos en altura y al final es muy engorroso el transporte y acopio de leñano y se termina por no utilizarlas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *